RSS

Bienaventurados, parte 1

Parte 1Por El Sillon Rojo

Salmos 1:1-3 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado;  Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y  todo lo que hace, prosperará.

 

Existen términos en la Biblia que llaman mi atención y con los que pongo especial atención, mi nivel de adrenalina sube cuando leo comienzos de frases como “de cierto de cierto os digo”, wow! quiere decir que si entendemos y cumplimos lo que estamos por leer, tendremos la garantía del cumplimiento de lo que se nos dice, el que no lo reciba, es porque de plano no lo quiso ver, estará usted de acuerdo conmigo.

 

Otra de esas palabra es la que comienza la cita de hoy “bienaventurado”, me encanta entender primeramente que es una palabra compuesta que viene de “buenas” y “aventuras”, es decir, cosas emocionantes suceden a aquellos que creen lo que a continuación habrán de leer.

 

Me encanta que estamos al principio del libro de los Salmos, es decir de aquello que nació en entre el corazón de Dios y de aquellos que fueron reconocidos adoradores en espíritu y en verdad como David y que son aquellos que creyeron mas de lo que vieron y vivieron una vida llena de emociones, pero siempre con la garantía de que aquel Dios vivo de la mano del cual caminaban les respaldaría y no les permitiría ser avergonzados, sino todo lo contrario.

 

Hay personas que en su vida de fe se conforman con no tener problemas y tener tranquilidad y sentir bonito que es a lo que ellas llaman paz, aunque no lo es, pero pretenden esto porque no conocen a Dios y no tienen la más mínima idea de ser como Él, como el nos exhorta a que hagamos.

 

Hay personas allá afuera que prefieren ser las víctimas de las circunstancias y de las demás personas y luego reclamarle a Dios que por qué les pasan cosas malas a las personas buenas, pero en realidad no son buenas, solo son mediocres, porque no hacen nada bueno y se cuidan de lo malo, siempre viven simplemente en medio con resultados igual de mediocres que su mente.

 

Y no es mi intención el ofender a nadie, sólo que me es muy importante que le quede claro que si las aventuras, la emoción y la adrenalina no están dentro de sus metas, se está perdiendo de lo más importante y lo más emocionante de tener una vida Cristo y una relación con Él.

 

El diccionario nos enseña que bienaventurado significa “Que goza de la felicidad plena que es concedida por Dios”, es decir, se confirma que lo que dice la Biblia que en la presencia de Dios hay plenitud de gozo y aquel que vive en su presencia, es bienaventurado.

 

Bienaventurado es el término bíblico para el estado natural de los hijos de Dios, bendecido sería la palabra que muchos utilizarían hoy en día, aunque muchos no entienden el termino bendición como el escuchar lo que Dios habla acerca de aquel que ama, por ello es bendecido (Dios ha hablado bien de él, bien-decir).

 

Por tanto, por qué habría de Dios hablar cosas lindas acerca de nosotros?, Dios es el Todopoderoso, es mejor que hable cosas poderosas, victorias y garantías en vez de solo hablar y decir cosas como “porque te amo te lo di”, Dios en realidad diría “porque te amo, he puesto mi poder en tí, para que vayas y manifiestes mi gloria y el mundo me conozca”, nota la diferencia?, Dios pretende que regresemos a nuestro estado natural, es decir a su estado y en la constante expresión de su naturaleza (semejanza), tal como hizo Yeshúa (Jesús), que no hizo mas que vivir una vida extraordinaria en donde el cumplimiento de la palabra era cosa cotidiano y la reverencia y la intimidad con el Creador era lo más común y lo mas cotidiano.

 

Por tal, si va usted a invertir su tiempo en lo que usted llama orar y va a pedir algo, pídale a Dios que le lleve a esa estatura asombrosa que nos demanda propiciar el terreno, para que su poder y sus promesas se manifiesten y todos aquellos que nunca han conocido de Dios lo hagan por medio de usted que ha decidido vivir en lo sobrenatural y lo extraordinario.

 

Está en usted decidir, que prefiere?, lo cotidiano y lo tranquilo?, ó las buenas aventuras y las garantías que la Biblia nos promote?

#CelebremosLaRecuperacion

 
 

Etiquetas: ,

Hacer las cosas bien ó hacerlas mal

Hacer Las Cosas Buenas con Dios

 

Por El Sillon Rojo

Salmos 147:3 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas.

 

Hay dos maneras de hacer todas las cosas, una es hacer las cosas bien y la otra obviamente es hacer las cosas mal, y esto aplica para cualquier cosa que hagamos y de la misma manera el resultado de lo que hagamos será de la misma naturaleza de las acciones que tomemos, es decir, cuando hacemos las cosas bien tendremos buenos resultados y cuando hagamos las cosas mal, tendremos malos resultados y esto no tiene excepción.

 

Sé que muchas personas dirán, y qué pasa cuando haces las cosas bien y no tienes buenos resultados?, debemos de entender que el hacer las cosas que se hacen con buena intención no siempre se hacen bien, porque el bien tiene como ingrediente la excelencia y el cuidado de los detalles, el bien tiene como uno de sus fundamentos en planear no el improvisar, por tanto aquello que no salió bien a pesar de tener una buena intención, no se hizo del todo bien.

 

Y aunque mi punto parece muy radical (bueno en realidad lo es), tiene la intención de dejar claro que estamos en una época de resultados mediocres porque la gente se está conformando a los resultados que se obtienen de hacer las cosas a medias, para luego culpar a Dios diciendo “Dios por algo hace las cosas” y además de eso vivimos una vida llena de sentimientos que parece que nos persiguen y acosan.

 

Luego sucede que esos sentimientos empiezan a gobernarnos y hacemos de ellos una filosofía de vida, nunca le ha pasado que hay muchas personas alrededor de usted que dicen “yo perdono, pero no olvido”, y esto tiene su fundamento en el que muchas personas han decidido perdonar a alguien que les queda mal una segunda vez y encima de eso de manera deliberada o simplemente perdonan a quienes pareciera que “no valen la pena”, le ha pasado?

 

Entonces es importante que perdonemos pero que no olvidemos para que estemos siempre alertas de que no nos vuelvan a herir?, no cree que es eso como ir caminando todo el tiempo por la calle con un arma cargada en caso de que alguien nos quisiera asaltar o hacer daño?

 

Qué pasa entonces con aquella instrucción que Dios nos dio de ser imitadores de Yeshúa (Jesús)?, si Él nos perdonó y no dio marcha atrás, por qué nosotros somos incapaces de hacerlo?, acaso Yeshúa (Jesús) nos perdonó pero está atento a que volvamos a pecar?, no!, la Biblia nos enseña que no solo perdona nuestro pecado, sino que incluso olvida que lo hizo para no tener nada en contra nuestra.

 

La sociedad nos ha enseñado que todos los problemas se solucionan hablando, eso ha hecho que los psicólogos se pongan de moda y se hagan ricos a causa de todos nuestros problemas y del hecho que nos mandan a hablar con todas esas personas con las que tenemos conflictos para que los “arreglemos” y luego ante nuestra incapacidad de comunicarnos regresemos a otra cita que tiene un costo adicional para que podamos expresar nuestra frustración y terminemos de completar nuestra filosofía de vida asegurando que “conocidos tenemos muchos, pero amigos los contamos con los dedos de la mano”, que triste, no?

 

La Biblia nos enseña que no es necesario hablar con las personas para resolver nuestros problemas, como no es necesario que aquel que nos ofende nos pida perdón para que lo podamos perdonar (acaso no es ese el objetivo de que hablemos con él?), la Biblia nos enseña que para cualquier herida, el mejor remedio es ir a la presencia de Dios y permitirle que sea Él quien sane nuestras heridas y desde ahí podamos perdonar a las personas que nos ofenden y a los que nos han hecho daño y engañado sin necesidad de nada más, para que cuando los podamos ver, entender sus motivos y amarlos sin mayor preámbulo.

 

Que?!?!?!, así de fácil?, nada más así?, sin hacerle ver al otro que hizo mal?, sin que se lleve una lección?, y luego?, quien nos hará justicia?

 

Precisamente ahí es donde radica la diferencia entre hacer las cosas bien o hacer las cosas mal, el tener que platicar nuestros problemas con quienes nos ofenden, nos expone a nuevas heridas o a la decepción de no recibir lo que esperábamos, o bien a darnos cuenta que aquello que esperábamos no tiene el sabor que imaginábamos, sin embargo, cuando llevamos nuestras heridas a la presencia y a la intimidad con Dios, y permitimos que sea Él quien las sane, nuestras cargas, nuestros sentimientos son quitados en ese momento y salimos de ahí libres y con la capacidad de salir adelante y no dejar de crecer, para que nuestra vida sea cada vez mejor sin la necesidad de tener razón por encima de aquél que nos ofendió o nos hirió, pues la justicia no tiene que ver con el que cada quien reciba su merecido, sino con el que la palabra de Dios se cumpla, y Dios nunca nos prometió que regañaría y castigaría a quienes nos ofenden, sino que sanaría nuestras heridas y seríamos libres.

 

Por tanto, está en usted el decidir, qué es lo que quiere?, tener razón o ser sano?, tener la razón o dejar que Dios se encargue de equiparle con lo necesario para ir al siguiente nivel?, hacer las cosas a su manera o a la manera de Dios?, hacer las cosas bien?, o hacer las cosas mal, tener los resultados de los hombres o los resultados que Dios nos promete, usted es quien decide.

#CelebremosLaRecuperacion

 
 

Etiquetas: , , ,

A descansar se ha dicho!…

Por El Sillon Rojo                                                              Descansar

Hebreos 4:1-2 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Todavía sigue vigente la promesa que hizo Dios de entrar en su descanso; por lo tanto, debemos temblar de miedo ante la idea de que alguno de ustedes no llegue a alcanzarlo.2 Pues esta buena noticia -del descanso que Dios ha preparado- se nos ha anunciado tanto a ellos como a nosotros, pero a ellos no les sirvió de nada porque no tuvieron la fe de los que escucharon a Dios.

 

Siempre he dicho que existen 3 tipos de personas, las que creen en Dios, las que le creen a Dios y las que creen que creen en Dios.

 

Aunque parezca raro, este tercer grupo es el más abundante de todos, pues son todas esas persona que han decidido tener una relación con Dios “a su manera” y que creen más en lo que las han dicho y lo que les acomoda de lo poco que saben acerca de Dios que en lo que la Biblia dice.

 

De hecho y con todo respeto lo digo, es en este tercer grupo donde se encuentran todas aquellas personas que aseguran que Buda, Mahoma y Yeshúa (Jesús) son la misma persona, y queda más que claro que no tienen idea de quien fue Buda, quien fue Mahoma y quien es Yeshúa (Jesús), y por tanto se atreven a hacer tan atroz aseveración!

 

El hecho es que nuestra cultura se ha llenado de un mito llamado dios, y lo escribo con minúscula, pues ese mito no tiene nada que ver con el Dios de la Biblia, ya que hay quienes viven aterrados por aquel dios que castiga, que no tiene que ver con el Dios de la Biblia, o con aquel dios voluntarioso y misterioso que siempre hace las cosas “por algo” aunque jamás nos lo vaya a revelar, o aquel dios comerciante que nos pide que dejemos algo a lo que estamos apegados para darnos “algo mejor”, aunque nunca nos enteremos que fue o bien aquel dios que vende sus favores a cambio de sacrificios y mandas, pero del cual la Biblia no habla ni hace mención.

 

Y es justamente por todos esos mitos que las personas nunca alcanzan a vivir una vida plena en fe, de hecho viven anhelando la felicidad como algo futuro que algún día llegará o piensan en la eternidad en algo que empieza cuando las personas mueren ignorando el principio de que la eternidad no empieza ni acaba y que solo tenemos que subirnos a ella, para vivir como Dios ha planeado que lo hagamos.

 

Si se da cuenta, muchas de esas cosas que solemos creer, no tienen nada que ver con Dios, a pesar de que las llamamos fe, pero no viene de Dios ni tiene relación con Él, por mucho que nos la hayan inclucado, la fe no se hereda ni se transmite, la fe tiene que ver con el conocimiento de Dios y éste (Dios) ha declarado que solo puede ser por medio de su palabra, por tanto y aunque me apena mucho (la verdad es que ni tanto) pero aquel que no conoce la palabra de Dios es incapaz de tener fe, pues le falta lo básico y esencial para poderlo tener y hacer.

 

Y a donde voy con todo esto?, obviamente (y aunque así parece), no voy ni pretendo ofender a nadie, ni criticar su manera de relacionarse con su dios, sino a explicar un principio muy básico acerca de Dios que le ayudará a entender muchas cosas.

 

Una de las cosas más terribles que existen y que son rivales de nuestra fe, son la idea del aquí y del allá en las cosas de Dios, el ustedes y el nosotros, el bueno y el malo y todo lo que haga división entre 2 seres ya sea humanos o de Dios con el hombre, ya que Dios no resta ni divide, por el contrario, Dios suma y multiplica, y para hacerlo envió justamente a su Hijo a que derramara su sangre en la cruz para que todos los que nos acerquemos a ella y lavemos nuestro pecado con ella y nos sometamos a la autoridad y majestad de Yeshúa (Jesús) podamos recuperar nuestra identidad y nuestra naturaleza a la imagen y con la capacidad de expresar su naturales de Dios!.

 

Y esto nos sucede todo el tiempo cuando preferimos creer más en un mito que en la verdad de la palabra de Dios, que dicho de paso es la que nos hace libre según ella misma.

 

Por tanto, todo aquello de que tenemos que tener gran reverencia y cumplir con cientos de requisitos para estar primeramente “bien” con Dios y segundo recibir de su favor, nos pone tan lejos de Dios que nos perdemos la mejor parte, Dios nos ha llamado a descansar en y con Él, su reposo es no solo nuestra meta, sino nuestra manera de vivir, donde descansamos siempre en lo que sabemos de Él y sabemos qué es lo que hará, y cómo es que procederá, pues nos lo habla y nos lo muestra todo el tiempo.

 

Pero note como Pablo el Apóstol nos advierte de que habrá quienes nunca entren a este estado de reposo pues les falta fe (conocimiento) y se pierdan no solo de la eternidad, sino también de vivir una vida gloriosa en esta tierra.

 

Por tanto, es mi invitación esta mañana, a que medite en ello, vaya a todos los pasajes donde Dios lleva a los hombres a descansar en su presencia (la creación, la tierra prometida, la parábola de los talentos, entre muchas otras) y asegúrese de no opinar, ni interpretar la palabra de Dios ni lo poco que sabe usted acerca de Él, sino simplemente crea en toda la palabra para que esta le revele la entrada al reposo de Dios donde todo es y funciona como en el lugar donde Él habita.

 

#CelebremosLaRecuperacion

 
 

Etiquetas:

El entendimiento de humillarse

Humillarse

 

Por El Sillon Rojo

2 Crónicas 7:14 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra.

 

Hay muchas personas que aseguran que la Biblia es un libro difícil de leer y que leen y leen y no le entienden y esto tiene prácticamente 2 razones solamente.

 

La primera es que las personas abren la Biblia buscando algo que se relacione a ellas y algo que les “aplique” de acuerdo a su momento o a su necesidad, pero en realidad la Biblia no se trata de las personas, sino se trata de Dios, está escrita para las personas, pero se trata de Dios, así que hasta que no abran la Biblia con la intención de conocer a Dios, no entenderán nada de lo que leen.

 

La segunda razón de porqué las personas no entienden nada de lo que leen en la Biblia, es porque no conocen el significado de las palabras que en ella vienen, es decir, no conocen el significado real y no los sinónimos que “interpretan” el significado de una palabra el día de hoy.

 

Hay muchas palabras que en el diccionario significan una cosa y en su uso cotidiano ese significado ha sido desvirtuado y ahora todo lo que pareciera que se parece o pareciera un sinónimo se usa como tal, perdiendo el significado total de muchas cosas que son importantes que sepamos y no lo hacemos, por tal, para la lectura de la Biblia, un diccionario nos es esencial, sobretodo si es la primera vez que la vamos a leer.

 

Incluso, hay palabras que tienen un significado diferente de lo cotidiano en la Biblia, y esto no hace que esta sea difícil de entender, pues la Biblia no está ahí para que la entendamos, sino para que la creamos, como le decía, la Biblia habla acerca de Dios y de su carácter, por tanto, si no tenemos porqué entender el carácter de los que nos rodean, por qué habríamos de hacerlo con el carácter de Dios?, sólo debemos de querer conocerle por medio de su palabra (que dicho de paso para eso está) y creer que cada cosa que está escrita en ella, sucedió tal como está descrita.

 

Dentro de las cosas que muchas personas no entienden está un término que se repite constantemente a lo largo de la Biblia, y ese término es el de humillarse, y de acuerdo a lo que los medios y las nuevas interpretaciones nos han enseñado, tiene que ver con dejar de lado nuestra dignidad (que es otro término que no conocemos tampoco) o nuestro amor propio y de alguna manera sentirnos mal por algo que hicimos o por algo que no hicimos, de manera que mostremos arrepentimiento, pero sabe, esto no es del todo correcto.

 

De acuerdo a lo que la Biblia y al diccionario el humillarse tiene que ver con el someterse, es decir con el entenderse bajo autoridad y en dependencia de alguien, es decir aquel que se humilla, reconoce a Dios como su señor, no tiene que dejar de lado su amor propio, ni tiene que permitir que se le degrade, que interesante, no?

 

Es justo ahí cuando citas como la de hoy que hemos leído y escuchado en cientos de ocasiones se vuelven emocionantes, ya que no es que tengamos que sentirnos mal de pecar y poner cara de aflicción para que Dios cambie nuestras circunstancias, sino que debemos de humillarnos, es decir de entender que actuamos de manera independiente y obteniendo nuestros propios resultados por la vida y que ahora nos entendemos bajo la autoridad, cobertura y guaina de Dios, de modo que enderezaremos nuestros caminos, dejaremos de caminar solos y erráticamente, para caminar guiados por la voz de Dios y ahora nuestra tierra será sanada, pues dejará de tener efectos naturales para llenarse de efectos sobrenaturales.

 

Note como la cita de hoy nos dice, si mi pueblo se humilla (me reconoce como su Señor) y deja su conducta perversa, perversión no tiene que ver solo con lo sexual, sino con obtener placer aun por encima del bienestar ajeno, por tanto cuando el hombre busca su placer y su comodidad por sus propios medios en vez de buscar el reposo de Dios, se convierte en perverso.

 

Qué increíble, no tenemos que pasar nuestra vida pidiendo perdón, sino tenemos que regresar bajo la cobertura de Dios constantemente (humillarnos), no cree que aún el Salmo 91 que tantos usan para protección cobra otro sentido, no lo cree?, según la Nueva traducción viviente dice “aquel que vive bajo el amparo del Altísimo” es decir, aquel que vive humillado, encontrará descanso en la sombra del Todopoderoso.

 

Pfffff!, realmente me emociona entender que no hay castigos en Dios, hay disciplinas, pero las disciplinas de Dios no tienen que ver con cosas que nos hagan sentir mal, sino con cosas que nos dan identidad, para que podamos funcionar de acuerdo a aquel Reino en el que fuimos invitados a participar y gobernar.

#CelebremosLaRecuperacion

 
 

Etiquetas: ,

La receta secreta del éxito

Secret Place God

 

Por El Sillon Rojo

1 Corintios 16:14   Y hagan todo con amor.

 

Hay personas que se han hecho destacados por la improvisación y han trascendido a partir de ello, Cantinflas el actor fue una de esas personas, su peculiar estilo y el juego de palabras que usaba y que tomaba casi casi que “del aire”, lo llevaron a entretener y conquistar al público de su época y a las generaciones posteriores.

 

Este tipo de ejemplos da pie a que muchas personas pretendan hacer las cosas de la misma manera y crean que pueden hacer las cosas solamente al “ay se va” al fin y al cabo que “no pasa nada” y entran en una rutina que deja de ser vida pues empieza a ser sobrevivencia, le ha pasado?

 

Lo que la mayoría de las personas no ve, es que aun personas como Cantinflas dejaron de improvisar y tuvieron que estudiar, trabajar y perfeccionar a sus personajes hasta hacerlos perfectos y que siempre tuvieran el efecto esperado en el público y les mantuvieran en su preferencia.

 

Piense esto, Don Mario Moreno no podía arriesgar sus ingresos, con el tiempo cada palabra que decía era ensayada, calculada y planeada, lo único es que su estilo es el que se mantenía desenfadado y casual pero nunca improvisado.

 

Así ha sucedido con muchas personas que han tenido “suerte” al arrancar proyectos en garajes (cocheras) ó que han tenido éxito al experimentar con cosas que sucedieron por casualidad como la Coca Cola que tenía el objetivo original de ser un medicamento y no el refresco más popular del mundo del cual su receta se guarda celosamente de manera que no pueda ser copiada.

 

El secreto de todo esto está en el amor, pero no en el amor que el mundo entiende, sino en el amor como Dios lo entiende, el amor que no es un sentimiento que puede iniciar inesperadamente y acabar de la misma manera, sino el amor que que viene de lo conocido, de los detalles de la cautela y de la decisión diaria que se tiene que tomar basado en los hechos y no en los supuestos.

 

La Biblia nos enseña que Dios te tal manera amó al mundo que entregó a su Hijo unigénito por el (Juan 3:16), y no lo entregó en un arrebato de emoción o porque ese día se sintiera especialmente generoso y bondadoso, no, lo entregó porque conocía a los hombres y sabía que su manera de vivir los llevaría a la perdición eterna y que no había manera de que el hombre se salvara a sí mismo por sus méritos y sus hechos, por tal entregó lo más puro, lo más santo en la decisión de amor por aquellos a los que conoce mejor que ellos mismos.

 

Es igual que Mario Moreno Cantinflas quien amó a su personaje y lo perfeccionó y lo hizo inmortal o bien Steve Jobs que hizo de sus computadoras y gadgets los más populares del mundo, porque los conocía y sabía el impacto que causarían en esta generación.

 

Es por eso que Dios nos invita a que todo lo que hagamos con amor, de manera que cada cosa que hagamos la hagamos perfecta y de modo que aprendamos a vivir de una mejor manera en cada ocasión, que aprendamos a amar más y más y más porque sabemos más de las personas, de las cosas y de las circunstancias.

 

Piense esto, normalmente pretendemos amar de la manera contraria a como Dios nos enseña, normalmente pretendemos que una emoción nos impulse a hacer las cosas, a empezar relaciones, a tomar trabajos a realizar proyectos, pero todos se vuelven efímeros y pasajeros cuando no tienen amor, pero cuando el amor basado en lo que sabemos y en la verdad y no la realidad, todo lo que hacemos se vuelve eterno y permanente como las cosas que Dios hace, pues llevan su mismo sello.

 

Por tanto, qué es lo que hace usted?, cuanto dura ó cuanto trasciende?, cuanto amor hay en su vida basado en lo que sabe y no en lo que siente?

#CelebremosLaRecuperacion

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 13, 2015 en Devocional de Los 12 Pasos

 

Etiquetas: ,

La conección entre lo espiritual y lo terrenal

Por El Sillon Rojo                                      Ten fe en Dios
Mateo 13:10-11
Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?, El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.
Como todos sabemos, la fe es un asunto espiritual, pero curiosamente, nuestra fe cotidiana trata de las cosas terrenales que nos afectan y siempre pedimos al Dios espiritual que nos ayude en nuestras cosas terrenales y nos queda esa duda de cómo en específico haremos para conectar lo espiritual con lo terrenal o lo cotidiano, le ha sucedido?

Todas las personas tienen una erronea idea de que tienen que hacer “algo” para mejorar su relación con Dios y que eso será el detonador de su fe y “algún” día podrán orar adecuadamente y recibir todo lo que pidan, pero en realidad no tienen idea de que sea ese famoso “algo” que necesitan, y creen que solo unos cuantos “especiales” o “espirituales” lo tienen o pueden alcanzarlo, cuando en realidad no es así.

De hecho el error radica en que relacionamos la fe con el pedir, en otras palabras, las personas normalmente tienen fe para las cosas que quieren o necesitan, pero en pocas ocasiones su fe tiene que ver con el hecho de quien es Dios o qué es lo que a Dios le podría interesar de nosotros lo cual dicho de paso no tiene nada que ver con el hecho de que seamos “buenos” o vayamos con más frecuencia a la iglesia, ya que eso es una consecuencia de nuestra fe y no un acto de fe.

Por tanto, la fe tiene que ver con el creer, pero entonces, qué es en lo que tenemos que creer? de qué se trata ese asunto de fe?, acaso está mal que nuestras oraciones se traten solamente de pedir cosas a Dios que en realidad no sabemos si nos dará?

Afortunadamente en asuntos de oración pocas cosas se pueden hacer mal, pero si nuestra oración se limita a pedir, no es que lo hagamos mal, sino que nos perdemos de la mejor parte, del creer, para que las cosas simplemente sucedan, y se lo voy a explicar.

Normalmente cuando oramos o pedimos, lo hacemos acerca de cosas que no son o que no tenemos, y que de alguna manera esperamos que Dios haga por nosotros, pero sabe, eso no sucederá, porque Dios no es mago y tampoco es nuestro cumple deseos, Dios, desde antes de crearnos a usted y a mi, creó un Reino que es intangible a la vista terrenal pero tiene la capacidad de trasnformar lo que vemos, ese Reino ya es, solo tenemos que accesarlo y vivir de acuerdo a sus parámetros, de esa manera, todo lo que hagamos, todo lo que querramos y todo lo que anhelemos nos será dado como consecuencia del creer en ese Reino y vivir de acuerdo a el.

Ya que si seguimos orando y pidiendo como lo hacemos hoy en día, seguiremos siempre poniendo nuestra atención en las cosas que no tenemos y en las cosas que nos hacen falta, por el contrario en el Reino, hablamos de las cosas que son y a las que tenemos derecho por ser hijos de Dios y por vivir como coherederos con Yeshúa (Jesús).

Es por eso que Yeshúa (Jesús) les hablaba en parábolas a sus discípulos, les hablaba de ese Reino que podemos accesar desde la tierra, entendiendo que lo espiritual es mas poderoso que lo terrenal y lo que vemos.

Por tanto el tener fe tiene que ver con creer lo que Dios es y lo que Dios quiere para nosotros, que por cierto no es darnos cosas buenas o lindas, sino recibir honra por medio de darnos vidas gloriosas, la fe tiene que ver con la identdad (a su imagen y con la capacidad de expresar su naturaleza / Genesis 1:26) que Dios nos dio y no con nuestra realidad cotidiana, por tanto, el cómo conectar nuestro mundo terrenal con el espiritual tiene que ver con ver más allá de lo que ven nuestros ojos y el tener siempre en mente lo que Dios ha dicho acerca de nosotros y no el ver los problemas, las limitaciones y las necesidades de nuestra realidad,

 

 

#CelebremosLaRecuperacion

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 1, 2015 en Devocionales

 

Etiquetas: ,

Es nuestra boca el factor de cambio

Oir a DiosPor El Sillon Rojo

Ezequiel 37:4 Nueva Traducción Viviente (NTV)
Entonces me dijo: -Anuncia un mensaje profético a estos huesos y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor!

Recuerdo que hace algunos años una buena amiga se acercó conmigo para decirme que cada vez que intentaba acercarse a Dios y recobrar sus hábitos cristianos, su vida empezaba a llenarse de problemas y eso la hacía alejarse de nuevo pues no entendía como el acercarse a Dios pudiera provocar cosas “malas”.

 

Estoy convencido de que este no es un caso aislado y recuerdo perfectamente el haberle respondido como palabras similares a estas: La Biblia nos promete que aquél que se acerque a Dios en específico que se convierta en un seguidor de Yeshúa (Jesús) ciertamente sufrirá persecución, y hago hincapié en la palabra “ciertamente”, ya que son de esas cosas que Dios nos asegura que son parte de nuestra fe, es decir, nos asegura que sucederán, para que no dudemos, pero sobretodo para que lo recordemos y no nos dejemos apesadumbrar por los inconvenientes y la oposición que podamos sufrir cuando la palabra de Dios se cumpla en nuestras vidas.

 

Esto sucede por 2 razones específicas, primeramente de acuerdo a la promesa que Dios nos hace por medio del Apóstol Pablo, Dios nos ha dado juntamente con la tentación y la tribulación la salida, es decir, nos ha equipado previamente con la capacidad de sobrellevar esas situaciones y resolverlas con la gracia que sin Yeshúa (Jesús) en nuestro corazón no teníamos, y segundo, es un voto de confianza donde Dios nos hace ver y entender que ahora jugamos en el equipo ganador, donde estamos acostumbrados a tener paz, pero no paz de la que no tiene problemas, sino paz de aquella que viene de entender que Dios está en control de nuestras situaciones y necesitamos vivir en la constante oposición y en la constante tribulación para poder vivir en la constante victoria y nos acostumbremos a vivir como Dios vive, venciendo constantemente, le hace sentido.

 

Entendiendo esto, podremos empezar a vivir esa vida gloriosa de “Reino” de la que la Biblia tanto nos habla, ya que en cada problema, tenemos una victoria asegurada en Yeshúa (Jesús), todo es cuestión de enfoques o bien de consciencia, de recordar quienes somos en Él.

 

Y cómo es que se hace esto?, sencillo, hay 2 verdades bíblicas ineludibles que tenemos que tener bien presentes para esto, la primera es que nuestra boca no puede evitar hablar de aquello que abunda en nuestro corazón y segunda, que no es lo que entra en nuestros oídos lo que nos contamina, sino lo que sale por nuestros labios, en otras palabras, aquello que dejemos entrar en nuestro corazón y aquello que hablemos serán el factor clave de los resultados en nuestra vida.

 

Pero ojo!, no es que simplemente nos soltemos hablando cosas “positivas” y “lindas”, no, las buenas intenciones no tienen que ver con esto, pues esas no pasan por nuestro corazón, sino por nuestra emoción, sino se trata de que hablemos de aquello que Dios hable a nuestros corazones, cuando pongamos más atención a lo que Él nos hable que a lo que vemos, cuando no sea que esperemos el que nos diga qué hacer, sino cómo proceder y salir adelante, si lo nota, cada vez que Dios nos promete algo en la Biblia, normalmente comienza con “si escuchares y obedecieres mi voz” y esto no es algo reservado para los “especiales” ó los “muy espirituales”, sino para todos aquellos que han nacido de nuevo y son considerados hijos de Dios.

 

Es por eso que me emociona la escena de la cita del día de hoy, Ezequiel fue llevado a un valle de huesos secos, es decir a un lugar de muerte donde todos hacía tiempo que habían sido dados por perdidos y Dios le enseñó a no guiarse por lo que veía, sino por su papel en medio de las situaciones, ya que no hay nada, absolutamente nada más poderoso que la palabra de Dios y el hablar aquello que Dios hablaba a su oído (mensaje profético) era lo que haría la diferencia.

 

Piense en esto, ya que es de suma importancia el entenderlo, muchas personas oran a Dios esperando que sea Él quien haga algo, pero a lo largo y ancho de la Biblia no hay un solo caso que haya funcionado de esa manera, sino más bien, la Biblia está llena de ejemplos en donde Dios ha puesto su poder y su palabra en los hombres y mujeres que ahí describe para sean ellos los que por medio de su boca hagan la diferencia y sean el factor de cambio.

 

Es por eso que el orar no tiene que ver con el pedir sino con el escuchar, pues depende de lo que escuchemos de parte de Dios que será lo que declararemos y lo que sucederá, tal como hizo en el pasaje de Ezequiel y dio vida a los huesos secos en vez de dejarse influenciar por ellos y la muerte que representaban.

 

Por tal, podemos entender que es Dios quien nos habla y nosotros quienes enderezamos el mundo por medio de las cosas que hemos sido enviados a declarar, cada vez que nos sobrevienen los problemas y la oposición nuestra responsabilidad es ir a la intimidad con el Padre, para alimentarnos de su voz y vencer de la manera sobrenatural la situación más sencilla como la más compleja, no lo cree?

 

#CelebremosLaRecuperacion

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 22, 2015 en Devocionales

 

Etiquetas: ,